cab_devenirse

 

La palabra devenir, significa en una de sus acepciones, un proceso mediante el cual algo llega a ser.

 

Ser psicoanalista tiene que ver con nuestras raíces personales y profesionales. Devenirse analista tiene que ver con el concepto de evolución, de crecimiento mental.

 

Un proceso de integración en la mente del analista de lo que experimentó intelectual y emocionalmente durante los años de formación. Influirá, en el futuro analista, la actitud que el Instituto tenga consciente o inconscientemente hacia al psicoanálisis y ayudará a afianzar su identidad.

 

Podríamos considerar que la identidad psicoanalítica empieza a desarrollarse y se materializa durante el análisis personal, las supervisiones y la formación teórica del futuro analista. Sin embargo, también podríamos pensar que se inicia mucho antes, desde la infancia, por una motivación espontánea por conocer la mente propia y la ajena; comprender las propias verdades y la de los otros, que están ancladas en el inconsciente.
La formación en nuestro Instituto, cuenta con tres pilares fundamentales, los Seminarios teóricos y clínicos, la Supervisión y el Análisis personal.

 

 

I) Seminarios teóricos y clínicos.-

 

A) Consisten en una discusión, dirigida por un profesor/a, de una lectura previamente leída, en que se dialoga libremente sobre un texto. Cotejar distintos puntos de vista sobre una misma lectura, ayuda por un lado a aclarar las ideas propias pero también, ser tolerante con los pensamientos ajenos y aceptar las diferencias.

 

B) En los seminarios clínicos los candidatos tienen la oportunidad de observar una variedad de tratamientos psicoanalíticos conducidos por sus compañeros/as y/o ellos mismos. Otro punto importante de enfatizar, es que podrán conocer cómo piensan y trabajan psicoanalíticamente analistas de experiencia con diferentes modelos teóricos, técnicos y clínicos.

 

Un primer paso para cimentar la actitud analítica, es el seminario de observación de bebés. Los/as estudiantes se encuentran en pequeños grupos para discutir la experiencia de observación del inicio del vínculo de una madre con su bebé, que realizan semanalmente por alrededor de seis meses. Pensamos que es de un enorme valor para el /a estudiante aprender, a través de esta experiencia, cómo es estar en el rol del observador no participante, sin enjuiciar, con todas las emociones que envuelve la situación.

 

 

2) Supervisión.-

 

La supervisión es de libre elección para el candidato/a y consiste en una reunión semanal con el supervisor/a. Es sabido que los procesos de maduración y crecimiento íntimamente relacionados con el aprendizaje, despiertan emociones dolorosas y se experimentan en diferentes niveles por ambos participantes. A medida que la supervisión avanza, se profundiza la enseñanza del “necesario estado mental” que debe lograr todo analista.

 

La situación de la supervisión es el lugar privilegiado para la elaboración que hace el futuro analista entre la teoría aprendida en los seminarios teóricos, la experiencia vivida en su propio análisis y sus aptitudes innatas para la tarea analítica.

 

 

3) Análisis personal.-

 

El análisis del futuro analista tiene una función que va más allá de un análisis terapéutico y tiene un específico componente de formación.

 

Freud nos llevó a entender que uno de los factores que causan la enfermedad mental se relaciona con hechos dolorosos o traumáticos que se reprimen y pueden ser traídos a la conciencia con ayuda del analista. En los tratamientos podemos observar y también en la vida cotidiana que existe una fuerte resistencia interna del ser humano que se opone a recordar ya sea porque son dolorosos pensarlos y sentirlos, o son vergonzosos, o también se encuentran en conflicto con los estándares morales del individuo, o sociedad en que vive. Para superar estos obstáculos Freud ideó la técnica de la asociación libre, que se le pide al analizado, y su contrapartida la atención flotante que se le pide al analista constituyendo la regla fundamental y que lo diferencia de otras formas de terapia. Se insta al analizado comunicar todo lo que surge en su mente sin ejercer censura alguna. Por otra parte el analista, además de recibir las proyecciones de su paciente experimenta fantasías, sensaciones, emociones con distintos grados de intensidad y que se liberan o son evocados con el material del paciente. Es tarea del analista comprender el material inconsciente tanto de su paciente como de él mismo. Debido a la responsabilidad frente a su paciente y el alto compromiso emocional del analista en su tarea, se le pide a este un análisis personal: conocerse a sí mismo para así comprender a su paciente. Deberá evaluar el grado en que experimenta sus sentimientos y el uso que hace de ellos. El objetivo del análisis del analista es ayudarlo a concienciar estos sentimientos, poder sostenerlos y pensarlos en oposición a descargarlos. El analista está escuchando al paciente en varios niveles, importa tener a su disposición su sensibilidad emocional y empatía para seguir paso a paso a su paciente, pero también son necesarios sus conocimientos teóricos para traducir los contenidos inconscientes que comunica y poder llevarlo a formular en palabras una interpretación entendible para su paciente. El analista provee, además de un encuadre interno, - marco mental del analista,- un encuadre externo, es decir, un lugar seguro donde el paciente pueda pensar y sentir sin interferencias del afuera, asegurándole discreción y confidencialidad con lo que se habla en sesión. Provee un espacio que tiene que ver con puntualidad, estabilidad, confiabilidad.

 

Pensamos que es de la mayor importancia que el futuro analista tenga la experiencia de ser ayudado en su propia vida para adquirir la confianza para trabajar analíticamente, a veces, algunos candidatos requieren más tiempo para adquirir esa confianza necesaria para con él método y poder trabajar en el marco analítico para devenirse analista. Es deseable en su análisis personal analizar las dificultades que pueda tener en su trabajo con sus pacientes y también, sus ambivalencias con respecto al psicoanálisis. Nuestro trabajo tiene que ver con la realidad externa pero, principalmente con la realidad psíquica, el futuro analista experimentará vivencialmente que su realidad psíquica es tan real como la realidad material y puede ser investigada con la ayuda del analista sorteando sus resistencias.

 

Al terminar su análisis un objetivo importante es poder separarse de su analista más consciente de quien es él y quién es su analista, la capacidad obtenida en su análisis de la función analítica en circunstancias difíciles es profundamente liberador. A lo largo del ejercicio profesional el futuro analista descubre su propia manera de analizar. En pocas palabras: el analista deviene analista en la consulta con su paciente.

 

 

acce_miembros



 

lineabajo

centro_mate_derecha

banner_revista_derecha_6

obituario

portada_lilian  

Luis Kancyper

Cuando se pierde un gran amigo, se va una referencia, se va intimidad, se va historia, se va un pedazo...

Más Información

 

portada_lilian  

R. Horacio Etchegoyen

La triste noticia movilizó los sentimientos de admiración, gratitud y cariñoso respeto en todos quienes gozamos de sus enseñanzas y en todos aquellos que lo conocieron. Su longevidad lúcida permitió confirmar en el transcurso del tiempo un auténtico quehacer académico y una...

Más Información

   

 

 

enlaces_pie

International Psychoanalytical Association

Federación Psicoanalítica de América Latina

European Psychoanalytical Federation

 

    separa_pie

contac_pie

 

 

Secretaría Asociación: Sra. Ana María Giammarino Lunes a Viernes de 9:00 a 15:00 hrs., excepto el primer Jueves de cada mes, ese día es de 15:00 a 21:00 hrs.
asociacion@apch.cl

 

Secretaría Instituto: Sra. Emma Lizana Lunes, Miércoles y Viernes: 9:00 a 16:00 hrs. Martes y Jueves : 15:30 a 21:00 hrs.
institutoapch@apch.cl

 

Biblioteca: Sra. Mónica Meliqueo de lunes a viernes de 09:00 a 16:15 hrs.
bibliotecaapch@apch.cl

 

CMB: Para los interesados en contactarse con el Centro Matte Blanco (CMB) pueden hacerlo al mail de la Asociación: asociacion@apch.cl o al teléfono 29527789

 

Teléfonos: (56-2) 2952 3425 - (56-2) 2952 3427

 

Dirección: Av. Apoquindo 6.410 Dpto. 203 – Las Condes.